Tipos de Michelada
noviembre 7, 2017

6 Beneficios del Tomate de Árbol

Propia de esta región, el tomate de árbol ha sido usado por siglos en la alimentación de los pueblos latinoamericanos gracias a su delicioso sabor, su versatilidad en la gastronomía local y sus propiedades que ayudan a la salud. Ya sea en jugo o como parte del ají propio de millones de hogares latinoamericanos, el tomate de árbol tiene los varios beneficios:

  • Es alto en fibra: el tomate de árbol es rico en fibra que ayuda a tu tránsito intestinal y mejora la digestión naturalmente. De igual forma permite que los azúcares y carbohidratos de la fruta no se asimilen de golpe sino de a poco pero constantemente, dándote energía por más tiempo.
  • Contiene vitamina A: conocida también como retinol, es una vitamina indispensable para el mantenimiento de tejidos como la piel y de los dientes. Además mejora la visión, por lo que es muy útil cuando pasas demasiado tiempo frente a una pantalla.
  • Contiene vitamina B6: es una vitamina que se debe reponer diariamente con la dieta y que es indispensable para el cuerpo, especialmente el de los atletas ya que incrementa la producción de energía y el rendimiento muscular. Gracias a que permite que el cuerpo consiga energía a partir de la grasa almacenada, es también una ayuda a la hora de perder peso.
  • Contiene vitaminas C y E: la vitamina C es esencial para un correcto funcionamiento del cuerpo, permitiendo que cicatrice más rápido y protegiéndolo de los radicales libres, gracias a que es antioxidante. La vitamina E, por su parte, es otro antioxidante que ayuda al cuerpo a utilizar la vitamina K correctamente y ayuda al sistema inmunitario a proteger al cuerpo de virus y bacterias.
  • Fortalece el Cerebro: el tomate de árbol ha empezado a ser usado en la “fruto terapia” como una forma de fortalecer el cerebro y por su poder para curar migrañas y dolores de cabeza severos.
  • Baja la presión arterial: su contenido de ácido gamma aminobutírico ayuda a bajar la presión arterial, por lo que es ideal para personas que sufren de hipertensión, pero no para aquellos que tienen presión arterial baja.

 

Compartir